Archivos Mensuales: diciembre 2013

El día que murió Peter O’toole

El actor irlandés que tantas veces representó a reyes ingleses, coronados o destronados, lúcidos o ebrios de ambición, rechazo el ofrecimiento de la reina cuando quiso nombrarle caballero – sabía que a los golfos no les sienta bien el traje de caballero -, pero nunca rechazó una ronda de whiskey con R. Burton y R. Harris.

El irlandés con sangre escocesa, lo mismo te hacía un Shylock que un Hamlet entre las más de trescientas versiones en cine de las obras del bardo misterioso y prolífico. Género éste, tan irrepetible que apenas ha osado nadie atreverse a emularlo.

Con menos whiskey del deseable, mientras O’toole buscaba el paraíso de los condenados por última vez en un hospital de Londres, nosotros descendíamos a los infiernos para terminar un película pequeña, aunque quizá muy grande, cuyos versos tal vez habrían deleitado los oídos de Calderón o el mismísimo poeta de Stratford-upon-Avon, desde nuestra humilde intención y lejos de aprovechar las migajas de tan ilustres convidados.

Después de largos meses de esperas desesperantes y retrasos mortificantes el verso comenzó a fluir frente a la cámara, mostrando el arduo y excelente trabajo de una actriz de alto calado, y un equipo indispensable y generoso, sin el que habría sido muy difícil tener en las manos el ansiado copión de “Y EN ESO…”. Enhorabuena y Gracias. Sencillas y sentidas palabras. Que la sangre, la sombra del fotograma, y sus pasos, corran, siempre, alegremente por vuestros vasos.

Eduardo Prieto.

Y EN ESO... Rodaje (1)

Y EN ESO… Rodaje (1)